OPINIÓN

El final del cuento

Jorge Rodríguez Gascón.

real zaragoza

El fútbol promete ser siempre una versión distinta de lo que ya se ha contado. Y ninguna competición es tan difícil de descifrar como la Segunda División. El Real Zaragoza acabó la temporada al borde del ascenso, apeado en una eliminatoria de playoff que daba por hecha. Ahora vaga en busca de la salvación, pendiente de un error ajeno o de un acierto propio que le permita continuar en una categoría que no es la suya. Su verdugo entonces, el Numancia, comparte los mismos objetivos un año más tarde.

Es solo un ejemplo más de una liga imprevisible. Los recién descendidos Málaga, Las Palmas y Deportivo no pugnan por el ascenso directo. El equipo canario no ha desterrado todavía la posibilidad del descenso a pesar de sus posibilidades económicas. El Albacete, que sufrió hasta final de temporada por mantener la categoría, disfruta ahora de la tercera posición. El milagro se acentúa más si se tiene en cuenta que no disfruta de la propiedad de muchos de sus nuevos futbolistas. Osasuna, tras dos temporadas de transición, mantiene el liderazgo en solitario. Algo similar le sucede al Granada, que decepcionó la pasada temporada y ahora se aferra al ascenso directo. Ningún equipo responde a la categoría de revelación como el Mallorca. Recién ascendido de segunda B y, sin grandes cambios en su bloque, ocupa el cuarto puesto en la categoría. Nadie le esperaba a comienzo de temporada y ahora todos le temen; fundamentalmente porque practica un fútbol feliz y sin complejos, un juego que no atiende a las previsiones.

Cada temporada ofrece un guión caprichoso. El Zaragoza es solo una muestra más en un entorno que no domina y en el que es, al mismo tiempo, la gran decepción de la categoría. Sin una confección adecuada ni un grupo a la altura de su historia, afronta el último mes de competición pendiente de su supervivencia. Su mayor argumento sigue siendo Víctor Fernández, un zaragocista que siempre vuelve.

La permanencia se empieza a decidir hoy ante el Extremadura, un recién ascendido que disfruta ahora de la mejor racha del año. Zaragoza contempla los éxitos de su cantera y, paradójicamente, teme por el futuro del club.  Faltan solo 30 días para que se escriba el final de este cuento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s