ENTREVISTAS

Paco Giménez: “Es un privilegio querer algo que está radicado en tu ciudad, en el sitio de tus raíces”

paco giménez

Francisco José Giménez (Zaragoza, 1965) es una de las voces de referencia del Real Zaragoza. Trabajó ocho años en la Cadena Ser y cuatro en Antena 3 Radio. Desde hace quince años, es una parte esencial de la sección de Deportes de Heraldo de Aragón. Posee una visión limpia, sensata e inspirada del club de su ciudad. Es un periodista lúcido, productivo y versátil. Sus artículos resaltan la belleza del deporte, la fuerza de la memoria y el retrato de la actualidad. Paco Giménez responde al cuestionario de El Gol del Cierzo.


¿Cómo definirías tu afición por el Zaragoza? 

Pasional e ilusionante, en la época de niño. De forofo tremendo, en la adolescencia. Y tamizada por el prisma profesional desde que empecé a seguir al equipo cada partido como periodista hace 30 años.

¿Cuál es tu primer recuerdo en la Romareda?

Mi primer partido fue un Real Zaragoza-Logroñés, en diciembre de 1971. Tenía 6 años. El equipo estaba en Segunda División tras el descenso de la época de Los Magníficos. Ganamos 2-0, con dos goles de Ocampos fuera de tiempo, en el minuto 90 y en el 91. Y, al final, subimos a Primera en un solo año, como siempre se hacía hasta ahora cuando teníamos un accidente puntual.

¿Cuál es el momento de la historia del Zaragoza que más has disfrutado?

Por calidad de fútbol, tanto la época de Carriega y Los Zaraguayos, donde fuimos subcampeones de liga (y terceros otro año) y también finalistas de Copa; y, a esa misma altura, la época de Beenhakker en los ochenta: Señor, Barbas, Valdano, Amarilla… grandísimos partidos y goleadas a menudo, pero no hubo títulos en ninguna de esas fases. El resto de vivencias brillantes, las mías son las de todos: los años de la Recopa, las Copas del Rey, la Supercopa de España…

¿Una emoción, un instante, algo mágico de tu condición de aficionado?

Aquel primer partido en La Romareda contra el Logroñés, los desplazamientos de niño junto a mi padre y sus amigos fuera de casa, a Barcelona, Madrid, Bilbao, San Sebastián, Valencia… Eduardo Asensio, el chófer del Real Zaragoza, era de Gallur, mi pueblo. El autobús del equipo ‘dormía’ los viernes en la puerta de mi casa preparado para el viaje del fin de semana. Yo subía con él y me decía dónde se sentaban Arrúa, Diarte, García Castany, Planas, Violeta… Magia total para un chaval que no alcanzaba aún los 10 años.

¿Tiene algo el Zaragoza que no tengan los demás?

Creo que es un privilegio querer y admirar algo que está radicado en tu ciudad, en tu lugar de nacimiento, en el sitio de tus raíces. Eso sirve para los de Zaragoza y los de cada sitio de España o del mundo. Me parece que es lo natural ir ligado a tus cosas. Hacerlo con algo ajeno, mucho más si es a costa de desmerecer lo tuyo, va contra natura. Así que eso es lo que tiene de especial: el Real Zaragoza forma parte de lo mío.

¿Cuáles han sido tus jugadores favoritos del Zaragoza?

El número uno, Arrúa. Después, Señor. Y me parecieron de gran nivel los Diarte, García Castany, Planas, Violeta, Barbas, Valdano, Alonso, Amarilla… Del tramo de los noventa, Pardeza y Aragón tuvieron un puntito más de gancho futbolístico que los demás campeones de aquel equipo.

¿Qué es lo más raro que has hecho por el equipo?

Llorar, no cenar tras una derrota. Ponerme determinada ropa jugando a la superstición y, si salía bien, el siguiente domingo repetir… Pero no sé si eso son rarezas. Me parece que son cosas que están extendidas entre muchos zaragocistas. Cosas que hacemos en silencio y sin decir nada a nadie.

¿Cómo has vivido estos años en Segunda División?

Son un calvario. Una pesadilla. Mucho más teniéndolos que atender día a día profesionalmente. Cierto es que es mejor que estar muerto, algo que yo llegué a temer que pudiera pasar cuando el agapitismo llegó a su más alto grado de deterioro. Pero no consigo hacerme a este hábitat. Nos convierte a todos en más hostiles, más desorientados, más alterados. No mantenemos un encefalograma estable, como sí sucedía en los tiempos de rutinas en Primera, ya fueran buenas o malas las temporadas. Espero que esto acabe lo antes posible, para bien general.

¿Cuáles son los jugadores que más te gustan de esta plantilla?

Es difícil responder porque, por diferentes causas en cada momento determinado, se me hace muy complicado valorar a los equipos del Real Zaragoza en Segunda División en las últimas seis temporadas. Y si miramos la campaña que llevamos, la clasificación, la inestabilidad en el banquillo y en el área deportiva… es conveniente no entrar en valoraciones.

¿Qué esperas del Zaragoza esta temporada?

A finales de enero, cuando digo esto, principalmente que eluda el descenso a Segunda B, que es una seria amenaza como, afortunadamente, reconoce públicamente, desde su llegada como tercer entrenador del equipo en media liga, Víctor Fernández. Estamos en un punto de navegación bastante delicado. Caer más abajo de Segunda División, además de ser por sí solo aberrante, significaría la defunción del equipo. Y eso no puede suceder.

Un deseo…

Volver a ver al Real Zaragoza en Primera División en 2020 y que, lejos de ser algo fugaz como ha sucedido en los últimos tiempos con otros equipos que asomaron en la máxima categoría, el retorno a la élite sea para siempre, para largas tandas de años como aquellas que la gente de mi generación tuvo la oportunidad de vivir y disfrutar sin apenas interrupciones. Ése es el sitio del Real Zaragoza y no el actual. Por mil razones.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s