PERFILES

El zurdo de oro

Jorge Rodríguez Gascón.

el zurdo de oro

Alberto Soro inició el camino del empate ante el Rayo Majadahonda. Antes de su golazo, ya había protagonizado las mejores acciones del Zaragoza. En el peor momento de juego, salió de la banda, se asentó en la zona del enganche y rescató el partido para su equipo. Necesitó dos toques para marcar. El primero fue un control que sirvió de regate. El segundo, un disparo seco, de empeine total, inalcanzable para el portero. El balón llegó al lugar en el que acaban las buenas historias en el fútbol: la red.

La historia de Soro en el Zaragoza empezó hace diez años, en edad alevín. Llegó procedente de la escuela del Ejea y los técnicos entendieron que era un jugador especial, uno de esos futbolistas capaces de representar a una generación. Soro integró la quinta del 99, en la que también se incluye a los hermanos Vicente, Enrique Clemente, David Subías o Javier Marcén. A Soro se le adjudicó pronto la condición de promesa. Su desarrollo fue más lento que el de algunos de sus compañeros y hasta juveniles no venció por completo su timidez sobre el césped. “De pequeño no era un jugador que destacara mucho”, dijo en la primera entrevista que concedió al club.

La temporada pasada el equipo de Soro logró el segundo puesto en División de Honor Juvenil. Los técnicos se percataron entonces de una cualidad que ha cambiado el futuro del jugador. Soro brillaba especialmente en los grandes partidos, en las situaciones más complicadas; en el momento en el que se descubre a los mejores futbolistas. Siempre ha sido capaz de pedir el balón en los grandes escenarios, de rebelarse ante un marcador en contra. Por eso, en la Ciudad Deportiva no sorprendió que Soro cambiara la suerte del Zaragoza en el Cerro del Espino. Recordaron entonces algunas citas que han sido claves en su proceso de formación: el duelo ante el Madrid en Valdebebas en la Copa del Rey juvenil, la final en el campeonato de España en la que Aragón levantó el título ante Cataluña o algunos enfrentamientos ante el Barça. Soro fue el mejor sobre el campo en aquellos partidos, como ocurrió ante el Rayo Majadahonda. Víctor Fernández resumió su partido con una sentencia: “Alberto Soro nos ha abierto la puerta de la esperanza”.

La pretemporada que cambió su vida

soro vs oviedo (celebra)

Los meses de preparación son el terreno ideal para el descubrimiento de futbolistas. Las lesiones, el carácter provisional de la confección de las plantillas y los partidos sin puntos en juego proporcionan una oportunidad a los menos habituales. Ningún nombre lució como el de Soro en los meses de verano: marcó cuatro goles, consiguió renovar y que le consideraran para el primer equipo. Tomó el dorsal 29, que fue el primero de Cani, y marcó como él su primer gol oficial en el Carlos Tartiere.

Ha pasado una vuelta desde entonces y la rueda de entrenadores ha afectado a su continuidad. El ejeano ha podido disputar 428 minutos en lo que va de liga y solo en dos ocasiones ha partido desde el once titular. Ese tiempo le ha bastado para mostrar su fútbol de escuela, su facilidad para el regate y su sintonía con el gol. A pesar de que su edad exige un punto de paciencia y de sensatez, Soro posee el talento necesario para cambiar los partidos. Un don para liderar el juego desde el silencio y la improvisación. Lo probó en su primer partido como titular a las órdenes de Víctor Fernández y espera repetir ante el Oviedo en la Romareda.

El Zaragoza disfruta ahora del último exponente de su cantera. Un niño al que no le pesa jugar entre gigantes. El zurdo de oro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s