OPINIÓN

Pombo, perdónales porque no saben lo que hacen

Manu Galvez

jorge pombo celebra

Los zaragocistas colocamos en Jorge Pombo nuestro corazón. Ponemos nuestras vidas en sus manos para que él las masajee con sus pies mágicos. Pies que bailan con nuestros latidos formando el rugido del león. Ninguna melodía suena en La Romareda como uno de sus controles de balón, el sonido del silencio cuando se para el mundo un segundo antes de que golpee la pelota encontrando líneas de pase trazadas con escuadra y cartabón en la imaginación de un hombre acostumbrado a la irrealidad. Los genios no viven en este mundo. Sueñan y crean construcciones que los demás somos incapaces de entender. Al artista no hay que entenderle, hay que facilitarle que continúe haciendo su obra. Y en nuestro Real Zaragoza parece que hay gente que se ha empeñado en demostrarle que no todo el mundo tiene paciencia con el que es distinto, con el que necesita expresarse de otra manera, que hace las cosas distintas y además mejor que los demás. Lo que no se entiende, se critica, aunque sea algo bueno y excepcional. Hay quien no perdona la genialidad, pero si la corrupción del partido político al que vota. La belleza, el arte, el que no se deja guiar por el rebaño es masacrado por valiente.

Jorge Pombo empezó siendo un jugador con detalles técnicos y poco más. Era un jugador poco constante como suelen serlo los jugadores técnicos. La belleza suele llevarse mal con el sudor, esa agua sucia que se lleva la luz que ilumina las cosas que merecen la pena en esta vida. Perdía un balón y se quedaba parado, o si no protestaba de manera reiterada en el tiempo. Se desconcentraba, o mejor dicho,  estaba demasiado metido en ese mundo que cada genio tiene incorporado en sí mismo.

Ha pasado el tiempo y como todos los que tienen algo distinto, también son personas inteligentes. No podía permitirse que su talento se quedase en algo vulgar, que contradictorio, ¿no? Pero cuántos casos no conocemos de gente con un don que se ha quedado por el camino porque no han sido capaces de aterrizar de ese vuelo disperso que es el talento cuando no se trabaja en mantenerlo. Pombo empezó a hacer más trabajo en el gimnasio, a entrenar más que nadie. En sus vacaciones de verano se ponía a trabajar varias semanas antes de empezar la pretemporada.

Jorge Pombo tiene veinticuatro años. Ha madurado como persona y como futbolista, eso es evidente. Su zaragocismo es algo que le sale por todos sus poros. Le duele el Zaragoza, es su vida, su trabajo, es algo que pertenece a ese mundo suyo propio de genio. Su vida no tendría sentido sin el Real Zaragoza y su manera de expresarlo, de sentirlo es normal que sea distinta. Cuando fue a hablar con algunos aficionados para explicarles cómo veía él, la crisis absoluta que estaba sufriendo el equipo, fue una reacción normal en alguien que cuando se ve sobre el césped, se ve reflejado en cada uno de los aficionados que animan al equipo con una pasión desaforada. Es uno de los nuestros, eso es lo que quiso decir con su actitud. Pero volviendo al principio, no todo el mundo puede entender las reacciones de quien es distinto y por tanto también siente las cosas de una manera especial. La única cosa que podemos aprender de lo que hizo, es que si das la cara tienes muchas opciones de que te la partan. Esa es otra enseñanza que nos dio Pombo, NUNCA hay que ser políticamente correcto. Pero Jorge también sabría eso cuando ha hecho otras muchas cosas sin que se enterase nadie, como por ejemplo en la Navidad pasada cuando invitó a Papu a pasar las navidades junto a su familia, ya que no pudo marcharse a Georgia. Este es uno de los muchos ejemplos de compañerismo y de hacer piña que ha tenido en los últimos tiempos. Ayuda a los que vienen de fuera en todo lo que necesiten y aprende y se fija en Zapater, como no lo hace ningún otro compañero. Se sabe importante, y eso no es prepotencia, sino responsabilidad.

Ahora parece que la renovación está difícil. Lalo habla poco y dice menos, y para una vez que se alarga y es claro, es para darle un palo a Jorge, y decirle  algo que él ya sabe, que la economía del club tiene unas prioridades y unos límites. Lalo se dio él mismo la solución y nos la dio al zaragocismo, se irá por la puerta por la que entró y su sueldo podrá  pasar a quien sí nos representa con cariño, alegría y luz. Víctor podrá quedarse en tu puesto, lo hará gratis y mejor, eso lo tengo muy claro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s