ENTREVISTAS

Luis Alegre: “Lo mío por el Zaragoza no es una afición; es una locura, una enfermedad que sufro desde que tenía cuatro años”

luis alegre (de antoncastro)

Luis Alegre Saz (Lechago, Teruel, 1962) es escritor, cinéfilo y cineasta, periodista, profesor de economía y presentador de televisión. Dirige el ciclo de La buena estrella desde hace más de diez años y ha sido autor de libros de Maribel Verdú, de Vicente Aranda, de Luis García Berlanga; realizó monografías sobre La Belle Époque, de Fernando Trueba, y El Apartamento, de Billy Wilder. Su tesis doctoral está centrada en el Cine Español Contemporáneo y dirigió junto a David Trueba La silla de Fernando, un documental sobre Fernando Fernán Gómez.

El cine y el fútbol han sido dos pasiones simultáneas en su vida. Desde hace más de una década, le dedica una columna al club aragonés; primero en As y ahora en Marca. En su infancia, llegó a conocer la leyenda de Los Magníficos y es, desde entonces, un seguidor incondicional del Real Zaragoza.

—————————————————————————————————————————————-

¿Qué significa el Real Zaragoza para ti? ¿Cómo definirías tu afición por el equipo?

No es una afición; es una locura, una droga, una enfermedad terminal que me contagió mi padre cuando yo tenía cuatro años. Cada vez me parece mayor disparate. Alguna vez, en los peores momentos de mi equipo, tengo la debilidad de pensar que ojalá no me gustara el fútbol. Lo que sufro no es ni medio normal. Pero no hay manera. No lo puedo evitar.

¿Cuál es tu primer recuerdo en la Romareda?

En 1979 yo estudiaba en Huesca. Fui a Zaragoza a ver un partido ante la gran Real Sociedad de la época. Pero me di un sofoco: la Real ganó 0 a 1 con un gol de Zamora. Luis Arconada hizo el mejor partido que le he visto yo nunca a un portero.

¿Cuál es el momento de la historia del Zaragoza que más has disfrutado?

No voy a ser muy original: el Gol de Nayim. Lo vi acompañado de mis padres y de tres amigos: José Luis Acín, Félix Romeo y José Luis Melero. Cuando Nayim hizo aquello, nos pusimos a saltar y a abrazarnos y a besarnos como locos. Especialmente, la imagen del abrazo de Pepe Melero y de mi padre me va a acompañar de por vida.

¿Una emoción, un instante, algo mágico de tu condición de aficionado?

A estas alturas de mi vida, aún sigo pensando que uno de mis mayores fracasos es no haber jugado ni un solo segundo en el Real Zaragoza. Ese era mi gran sueño de niño, cuando yo quería ser José Luis Violeta. En realidad, yo hubiera sido feliz sólo con que el entrenador me hubiera dejado sentarme una tarde de partido en el banquillo de suplentes.

¿Tiene algo el Zaragoza que no tengan los demás?

Una afición que ha pasado de ser la más borde del mundo a la más emocionante de todos los tiempos.

¿Cuáles han sido tus jugadores favoritos del Zaragoza?

Muchos. En mi infancia, Marcelino, Violeta y Nino Arrúa. Luego, Pichi Alonso, Víctor Muñoz, Señor, Pardeza, Aguado, Belsué, Cani, Zapater, Cedrún, Generelo, César Láinez y Lafita.

¿Qué es lo más raro que has hecho por el equipo?

Cuando tenía 11 años y vivía en Calamocha, me dieron una beca para estudiar en la Universidad Laboral de Cheste (Valencia). Lo primero que pensé es que si me iba a ese sitio no me iban a dejar ver por la tele los partidos del Zaragoza. Entonces, les dije a mis padres que me negaba a ir a ese lugar. Al final, fui. Pero me hace gracia mi manera de pensar y estar en el mundo en aquella época. Todo en mi vida giraba alrededor del Real Zaragoza.

¿Cómo has vivido estos años en Segunda División?

No los he vivido. A eso no se le puede llamar vivir.

¿Tienes la sensación de que este puede ser el año del ascenso?

Tengo la certeza de que éste va a ser el año del ascenso. Si no la tuviera no me podría levantar cada mañana de la cama.

¿Cuáles son los jugadores que más te gustan de esta plantilla?

Cristian Álvarez, Delmás, Lasure, Raúl Guti, Pombo, Zapater, James y Soro.

Un deseo…

Que el Zaragoza gane la Copa de Europa dentro de tres años. Eso, de entrada. Y, desde ahí, que todo vaya ya a mejor, que sea un no parar.

Por pedir, que no quede.

 

 

 

Foto: Heraldo.

Jorge Rodríguez Gascón.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s