OPINIÓN, PERFILES

La espera de Eguaras

Jorge Rodríguez Gascón.

eguaras_ov

El Zaragoza ha acumulado malas noticias en las últimas semanas. El equipo ha perdido brillo, ha dudado de sí mismo y ha encadenado dos derrotas ante equipos heridos. El Lugo y el Almería mostraron algunas de las debilidades del plantel, que se concentran especialmente en la media y en la defensa. En la zona más sensible del juego, el Zaragoza no ha podido contar nunca con la totalidad de sus mediocampistas. Ahora que ha caído Igbekeme, la sensación del equipo, el Zaragoza espera la llegada de su gran estratega: Íñigo Eguaras.

Eguaras fue vital en la reacción de la pasada temporada. El Zaragoza construyó un sistema (el 4-4-2 en rombo) para, entre otras cosas, explotar el fútbol inteligente de Eguaras. Protegido por Javi Ros, Zapater o Guti, el mediocampista navarro se sentía liberado, capaz de construir las mejores jugadas. Arriesgó en el último tramo de la temporada, obligado por la posibilidad del ascenso. Ya en el sprint final, sufrió un dolor que le ha mantenido lejos del terreno en los últimos cuatro meses. La pubalgia es una lesión de un pronóstico imprevisible, que limita la explosión y que nunca termina de irse. Después de un verano a la espera, ha completado un mes de entrenamientos, en los que ha intercalado las cargas en solitario y en grupo.  En Albacete, donde el Zaragoza pretende poner fin a una racha negativa, puede jugar sus primeros minutos de la temporada. Idiakez hace tiempo que le mira como una solución a sus problemas.

Eguaras es un futbolista especial, un mediocentro capaz de planear el juego de todo un equipo. Elige, divide y proyecta el fútbol del grupo. Le da al partido un punto de pausa, de tranquilidad y de elaboración. Su forma de jugar no se entiende desde el choque o la disputa, desde el derroche físico o la rapidez de piernas. En esas facetas, es un jugador poco eficaz, incluso blando. La gran virtud de Eguaras reside en su velocidad de pensamiento; en saber lo que pasa un segundo antes de que pase. El 16 del Zaragoza no necesita mirar a su espalda para saber lo que tiene detrás. Hábil en el inicio del juego, especialista en el último pase, el mediocampista quiere regresar a las alineaciones.

Eguaras llega, precisamente, en el momento en el que el Zaragoza más le necesita.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s