ANÁLISIS DEL RIVAL

Un gol de primera y dos caminos cruzados

Balón a 5 metros de la frontal. Dos jugadores frente al cuero. Uno la levanta con elegancia; el otro la golpea violentamente. El destino de la pelota no puede ser otro que el fondo de las mallas. Y gooooooool. Gol del Almería, gol de Negredo de una volea con la zurda increíble. En 2007, el equipo de Unai Emery empezó a dejar el sello de su pizarra, en su estreno en Primera División, de la mano de jugadas antológicas como esa falta magistral frente al Valladolid.

Era la vuelta del Almería -con otra denominación- a la máxima categoría un cuarto de siglo después. Victorias como el 2-0 al Real Madrid (tras vencer la jornada anterior en Mestalla 0-1) o el 1-4 en el Pizjuán sellaron un retorno con todos los honores. Bajo la batuta de Emery el equipo ascendió y se consolidó como la revelación con un 8º puesto. A los Diego Alves, Bruno Saltor, Negredo, Crusat o Kalu Uche se unieron más adelante hombres como Piatti o Ulloa. Llegaron a su zenit con unas semifinales de Copa en 2011 pero el Barça les alejó del sueño de su  primera final. La liga acabó en pesadilla. Paradójicamente ese curso el equipo fue último.

En aquella maravilla de gol recordada por tantos aficionados tuvo su protagonismo un exzaragocista: el toledano Corona. Formado en la cantera del Real Madrid, Miguel Ángel Corona (Talavera de la Reina, 1981)  jugó 70 partidos con la camiseta blanquilla. Llegó joven a la capital maña. En la 2000-01 se presentaba en Zaragoza un mediocentro de calidad, de 19 años. Era el más joven de la plantilla y competía en el centro del campo con Aguado, Acuña, Santi Aragón, Garitano o Marcos Vales. Jugó cuatro temporadas consecutivas sin ser un fijo en los onces. Su mejor año llegó en la 2002-03, en Segunda con Paco Flores. Fue importante para conseguir el ascenso a Primera con 29 apariciones y dos goles. Coincidió allí con otro pilar de ese retorno, el zaragozano Fernando Soriano. Juntos celebraron ese ascenso con el Zaragoza y lograron dos más con el Almería, donde compartieron vestuario, penas y glorias durante siete temporadas.

w_900x700_23194043_mg_6096Las tres últimas temporadas de Corona en propiedad maña las pasó cedido en Segunda. Con el Polideportivo Ejido en la 2004-05; con el Albacete la segunda vuelta de la 05-06 y en la 06-07 en el Almería, donde logró el ascenso y acabó firmando en propiedad la temporada siguiente. Dejando atrás La Romareda, encontró su lugar en el este de Andalucía. También su estreno goleador en Primera, de cabeza y en El Sadar, en marzo de 2008. Halló en Almería el clima idóneo para su fútbol de toque y visión de último pase. 10 temporadas con los rojiblancos -6 en Primera, 4 en Segunda- en las que se convirtió en uno de los iconos del equipo almeriense. Antes de colgar las botas dio un breve salto a las antípodas con el Brisbane Roar australiano. Jugó allí en la 2015-16 y volvió para retirarse en su casa. El entrenador era su amigo Soriano. Con Corona en Australia, el zaragozano asumió el banquillo en los últimos 4 partidos para salvar al equipo de bajar a 2ªB. Continuó al frente del vestuario la 2016-17 y dirigió al talaverano durante 27 partidos. Entrenador y capitán contribuyeron a otra salvación. El Almería acabó 15º, un puesto por encima del Real Zaragoza.

El año del golazo que hila este artículo fue pésimo para el Real Zaragoza. Ese 2008 la capital aragonesa se engalanaba para acoger la Expo del Agua mientras la afición blanquilla asistía a uno de los mayores batacazos de la historia del club. Han pasado diez años pero en la ciudad del Ebro todavía se preguntan cómo pudo descender aquel equipo con Aimar, Diego Milito, Olivera, Gabi, Ayala, D’Alessandro, Sergio García o  Zapater. Quizá parte de la respuesta está en el banquillo, por el que pasaron hasta cuatro entrenadores: Víctor Fernández, Ander Garitano, Irureta y Vilanova. Una década después, la paciencia y el buen hacer han llegado a los mandos de la nave zaragocista. De aquel año nos queda el incombustible Zapater y, desgraciadamente, la deuda de Matuzalem.

Lejos de aquellos jugadores de relumbrón, el proyecto de Lalo, Barba y Lapetra camina con paso firme en este inicio liguero asentado sobre la cantera zaragocista y el buen tino en los refuerzos. El equipo de Idiakez busca su tercera victoria en 8 días en la segunda jornada consecutiva como visitante. Esa inestabilidad en los banquillos se ha trasladado al rival del Zaragoza. Desde Unai Emery sólo han completado una temporada en el Almería en estos diez años Javi Gracia (2012-13) y Francisco (Rodríguez Vilchez) que fue delantero cuatro temporadas con los rojiblancos y logró la salvación (2013-14) como entrenador.  El actual míster, Fran Fernández ha recibido la confianza del club tras lograr la permanencia en junio. El almeriense cumplió como interino sustituyendo a los destituidos Ramis (1 partido, J 15. 3-0 al Zaragoza) y Alcaraz, los últimos seis partidos. Junto a Corona, director deportivo del club desde la temporada pasada, han diseñado una plantilla con muchos cambios y jugadores sin experiencia en la categoría, de 2ªB y ligas menores. Del equipo que logró la permanencia apenas quedan el portero René, los defensas Nano y Trujillo y el delantero Caballero. Una apuesta arriesgada que no ha empezado con buen pie. 1 punto de 12 y vigésimos en puestos de descenso. El Real Zaragoza llega pletórico, con la intención de alargar las dos rachas y dejar claro quién lleva la corona.

 

 

Miguel Ángel Gayoso Pescatore.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s