OPINIÓN

A los zaragocistas nos gustan las Copas

Y no querido lector, no me refiero tanto a los ricos cubalibres de ron Negus o a las estupendas cervezas zaragozanas sino por supuesto al futbolístico torneo español del ko o actual Copa del Rey que en rigor es el auténtico campeonato de España y que los nuestros han logrado levantar en seis ocasiones; dos en los lejanos años 60 del siglo pasado en la gloriosa época de los Magníficos contra el Atlético de Madrid y el Athletic Club de Bilbao, la tercera a mediados de los 80 contra el Barcelona, concretamente el año que este humilde periodista comenzaba sus estudios en la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense de Madrid, una cuarta contra el Celta de Vigo antes del triunfo europeo con la Recopa y las otras dos ya en este siglo XXI, de nuevo contra los gallegos y la última en el año 2004 contra el galáctico equipo del Real Madrid al que no les valió la aportación de los Zidane, Beckham, Figo, Raúl y cia.

Hoy nos visita el recién descendido Deportivo de la Coruña entrenado por un viejo conocido de la parroquia, Natxo González, “el rancio del rombo”. Con esta primera eliminatoria copera vuelve el inagotable y recurrente debate sobre qué le conviene al Real Zaragoza siendo como es un equipo de Segunda División con el ineludible objetivo del retorno a la máxima categoría del fútbol español y los aficionados nos volvemos a preguntar si pasar una ronda más o una ronda menos tendrá alguna incidencia en el resultado final de la temporada.

Me atrevo a reconocer que este torneo de eliminación directa que tantas alegrías e ilusiones ha supuesto a lo largo de la larga historia zaragocista parecía haber perdido buena parte de su interés en sus últimas ediciones. La ya excesivamente prolongada trayectoria del Real Zaragoza en el infierno, ha generado la consecuencia de que la competición copera haya pasado a un segundo plano, con la cosecha de unos lamentables registros durante este larga permanencia del equipo en la actual categoría. Aunque llevábamos desde el 2012 sin pasar de la primera ronda, la más reciente edición supuso una excepción ya que se eliminó con solvencia al Granada, también al Lugo y ya en dieciseisavos se dio la cara, al menos en el partido de ida, frente a todo un EuroValencia.

Cierto es que la Copa del Rey no es una prioridad para el Real Zaragoza, que ganarla a fecha de hoy es imposible, pero tan digna y querida competición no es un amistoso de pretemporada y en ningún modo debe “tirarse”. Aunque las pruebas y los partidos amistosos concluyeran hace más de un mes, una vez comenzados los partidos oficiales, todos son muy importantes e implican unos beneficios que van desde que los jugadores menos habituales puedan disputar minutos a la ilusión que avanzar de ronda genera a esta sufrida afición y por supuesto la inyección económica para las cuentas de la Sad que implican los ingresos generados por las retransmisiones televisivas e incluso la asistencia de público al estadio en forma de taquillaje, así como algunas primas por parte de los organizadores del torneo.

Ambos rivales afrontan el choque tras sendos buenos resultados, la fenomenal victoria lograda por los de Idiakez en Oviedo, que nos sitúa en los puestos altos del score y la victoria in extremis de los gallegos frente al Sporting y todo apunta a que ambos entrenadores darán entrada a algunos jugadores de los menos habituales. De hecho Simón, Bergantiños, Duarte y Caballo se han quedado en Coruña, además de Quique González y Valle lesionados a los que cal restar también el delantero venezolano Santos convocado para competir con su selección.

Por nuestra parte este debut en copa es un excelente momento para medir la amplitud de la plantilla del Real Zaragoza, sin duda más profunda, más rica, con más recursos y posibilidades que ninguno de los años anteriores. Si Imanolico quiere podría formar un once de “suplentes” con muchos jugadores dotados de la capacidad suficiente para pelear la titularidad con los más habituales o simplemente coger el testigo de algún futbolista de los considerados principales, ofreciendo un rendimiento constante y seguro a pesar de no haberse estrenado en liga como Medina, Ratón, Delmás, Perone, Pep Biel, Rai y el esperado Eguaras o haber contado con pocos minutos como Papu, Buff, Muñoz, Aguirre, Nieto o la agradable sorpresa que significa el joven Soro e incluso, eso sí, con menos opciones,  la posible aportación de algún chaval del filial como Torras, Clemente o Baselga, que tan bien jugaron en pretemporada. Nombres, hombres, pero sobre todo futbolistas que demuestran que este año, la segunda unidad merece su chance y que son harina de otro costal en el sentido de que poco tiene que ver con épocas pasadas y en una competición tan larga, todos son importantes, todos podrán tener su oportunidad de darnos alegrías y de ayudar a que el Zaragoza recupere la categoría que tuvo y vuelva a ser un grande.

Y si de paso, pasamos y tras la espantada que nos dio en plena fase de ascenso le atizamos fuerte en el tozuelo al “rancio del rombo” … doble alegría.

 

Ánchel Cortés Gimeno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s