CRÓNICAS, Noticias

Idiakez actualiza al Real Zaragoza

Como si de un programa de software se tratase, el Real Zaragoza ha sufrido una actualización de la mano de su entrenador. El técnico vasco utilizó el rombo como sistema de juego desde su llegada. Mantuvo los conceptos de Natxo González y la introducción de Verdasca en el vértice defensivo del rombo, permitía a los laterales ser aún más ofensivos. Pero el preparador se dio cuenta ante Las Palmas de que con un 4-3-3 podía jugar igual de bien, y encontrar más fácilmente los puntos débiles del rival.

La temporada pasada el conjunto blanquillo utilizó el rombo en el centro del campo casi toda la temporada y sin variar apenas de sistema. Sin embargo, Imanol Idiakez ha visto que con este cambio en la forma de jugar, el Real Zaragoza es más impredecible y temible. Con Pombo al nivel tan excelso que está, el técnico vasco ha decidido darle libertad para generar el caos en la defensa rival. Arrancando desde la banda izquierda y conduciendo hacia dentro, o bajando a la zona de tres cuartos a recibir, es como más daño está haciendo a los rivales y más está ayudando en el juego de los blanquillos.

Este cambio de sistema dio resultado ante Las Palmas, al menos en la primera parte, y tuvo una versión mejorada en el encuentro de este sábado ante el Real Oviedo. En el Carlos Tartiere todas las piezas del esquema funcionaron casi a la perfección. Cristian Álvarez fue un mero testigo durante gran parte del partido, salvo por un par de buenas intervenciones, los laterales aportaron su tradicional recorrido, aunque tampoco resultaron especialmente problemáticos para el Real Oviedo, y no sufrieron en tareas defensivas. Además, Diogo Verdasca cuajó un muy buen encuentro en el que ganó muchos de sus duelos, dio buena salida de balón y además anotó el segundo gol.

En el centro del campo fue donde se impuso el Real Zaragoza. Con Javi Ros realizando un partido excepcional en el que distribuyó el juego, asistió en el primer tanto, y donde firmó un buen encuentro en tareas defensivas; con Alberto Zapater aportando su despliegue físico e incansable sacrificio; y con el partidazo que ofreció James Igbekeme. El nigeriano, que ya ha sido bautizado como James I de Aragón, fue el mejor del partido. Presión incansable, recorrido, buen toque de balón, anticipación, llegada y clase fueron algunas de las cualidades que mostró el centrocampista del Real Zaragoza.

En la línea de tres atacantes, los colmillos se encargó de ponerlos el ‘Lobo’ Álvaro Vázquez, mientras que Pombo fue un continuo incordio para los defensores carballones y Marc Gual, a falta de que afine en ataque y tenga algo de fortuna, se ofreció siempre para combinar y realizó una buena presión a los contrarios. El resultado de esta unión de fuerzas fue esa superioridad aplastante que mostró el marcador. Este Real Zaragoza se ha actualizado y se ha anticipado a sus rivales, que saben que si el equipo zaragozano juega con rombo, la pieza clave del sistema es el hombre que ocupa el vértice inferior del mismo. Pero Idiakez ha hecho con este cambio que los blanquillos sean impredecibles, por el momento.

Viendo lo bien que le ha venido al conjunto del león este cambio de sistema, ahora solo queda observar si el técnico vasco seguirá apostando por esta faceta ofensiva del conjunto aragonés o volverá a jugar con el rombo en el centro del campo. Los siguientes partidos de los blanquillos (tanto el de Copa del Rey del miércoles, como el de Liga del domingo) serán buenas pruebas de fuego para ver si el esquema de 4-3-3 tiene futuro en el Real Zaragoza.

Diego Rodrigo Lafuente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s