PERFILES

El penúltimo servicio de Alberto Zapater

zapater, te quiero

En el minuto 79 del pasado sábado se produjo uno de los rituales más bonitos de la Romareda. El estadio recibió a Zapater con una ovación que solo despiertan los verdaderos ídolos. Zapater lo es todo en el Zaragoza: el último eslabón del equipo que fuimos, el líder del equipo que somos y el mejor representante del equipo que queremos ser.

Regresó a la ciudad hace dos temporadas, y en este tiempo han pasado muchas cosas. El Zaragoza luchó por no descender en su primer curso y perdió el playoff al año siguiente. Zapater siempre fue un ejemplo de sacrificio, un modelo para los recién llegados, un futbolista vital para todos los entrenadores. Llegó tras casi dos años de inactividad, con unas rodillas que anunciaban su final. Lejos de habituarse a un puesto simbólico, de alternar la grada con los banquillos, Zapater ha sido un jugador fundamental en el nuevo proyecto. Estas dos temporadas han servido para que el capitán se adaptara a una posición que no es la suya, para que fuera el portavoz del club en los momentos de dificultad y uno de esos líderes que predican con el ejemplo. Un tipo que, simplemente, quiere y siente al Zaragoza: “Llevo aquí desde los once años y he pasado por todo en el club. Me ha formado como jugador y como persona, he sido recogepelotas, he sido socio, he pasado por todas las categorías inferiores. Los motores de mi vida son mi familia y el Real Zaragoza”.

El capitán vuelve a Oviedo tras una lesión muscular. Allí marcó hace un año un bonito gol de falta, una de las suertes en las que se ha especializado. Se espera que el capitán dispute más minutos en el Carlos Tartiere y que vaya adquiriendo importancia en el once de Idiakez. La grada ha adoptado un cántico que premia su carrera. El futbolista, aprovecha cada ocasión para mostrar su gratitud a la Romareda: “‘Zapater te quiero’ es una frase que conlleva mucho, no es solo un cántico. Ese cariño es algo que no voy a poder devolver nunca. Cuando debuté con el primer equipo, la gente me daba la enhorabuena; ahora, me da las gracias. Me siento querido, y eso me mueve a seguir peleando por este escudo.”

Zapater pretende hacer el penúltimo servicio al club de su vida. Peleará en cada jugada, en cada disputa por conseguir el ascenso; será el capitán que el Zaragoza necesita. Una temporada más, Zapater seguirá desafiando al dolor, a la lógica, al tiempo…

 

 

 

Jorge Rodríguez Gascón.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s