OPINIÓN

Fútbol son goles y no cánticos celestiales

Aunque dichos cánticos vengan interpretados por la genial cantante aragonesa de ópera Elvira de Hidalgo, maestra de la simpar diva María Callas, cuyos restos mortales reposan desde el pasado 29 de julio en el cementerio de Valderrobres, localidad turolense donde nació hace 127 años.

El Real Zaragoza demostró el pasado sábado que amaga pero no pega, inicia pero no culmina, lo que nos llevó con el mísero empate a nada cosechado en Reus, a perder una buena oportunidad de firmar un excelente comienzo de liga tras la victoria ante el Rayo de la primera jornada. No fueron capaces los nuestros, a pesar de merecerlo por juego y ocasiones, de lograr dos victorias consecutivas, en una situación francamente favorable, dado que el entrenador del rival es el más novato del fútbol profesional, un Xavi Bartolo que apenas fue la temporada pasada segundo de López Garai quien en la presente ha pasado al banquillo del Numancia. Poco, muy poco juego ofreció el Reus que contaba con siete bajas de jugadores titulares que no obtuvieron permiso de la Liga al superar el límite salarial, a lo que había  sumar la lesión del ínclito Querol, -sí el que nos marcó cuatro goles con el Llagostera en la infamia de Palamós- y también en la derrota 1-0 sufrida hace dos temporadas. Seguimos pues sin vencer al Reus en competición oficial de liga, -es el único equipo que sigue resistiéndosenos- y para recordar una victoria ante ellos seguimos teniendo que tirar de hemeroteca con el 5 a 0 de la eliminatoria de copa en el ya lejano año de 1977.

Es verdad, que en esta liga disparate montada por Tebas y sus adláteres, la trascendencia de los partidos disputados durante la canícula de agosto, antes del cierre de los mercados, sigue siendo relativa, aunque los dos puntos que se nos escaparon en Reus nunca volverán, pero quedó demostrado que la principal debilidad del conjunto de “Imanolico” Idiákez en estos comienzos del curso liguero es la ausencia de gol ante la baja de Borja Iglesias –quien ya se ha estrenado como goleador de primera en el Español-. Falta pegada arriba, fuimos incapaces de perforar la meta de un rival con muchas limitaciones, a pesar de la enorme lucha del tigre Pombo, un jugador imprescindible en el actual equipo, que a la finalización del choque se bañaría en hielo pues le arrearon por todas partes y curiosamente él sí salió tarjeteado por protestar. A su acompañante, el joven Gual le falta aún mucho recorrido futbolístico y se notó excesivamente la ausencia de los centrocampistas titulares Zapater, Guti y Eguaras. Ni Ros, ni James, ni  siquera Buff y mucho menos Verdasca aportaron soluciones en un esquema atacante zaragocista. El que pide a gritos tanto presencia como minutos el juvenil ejeano Alberto Soro, quien se estrenó con la camiseta del primer equipo en competición oficial aportando frescura y juego, así como la recientísima incorporación del badalonés Álvaro Vázquez, que está llamado a ser la auténtica referencia ofensiva del Zaragoza esta temporada.

Salvemos pues en positivo el punto logrado – que nunca sobra- la buena presión adelantada –siempre que nuestros atacantes no se asfixien en la gestión de las contras- así como la voluntad de querer el balón, de sacarlo jugado desde atrás, un espíritu combinativo que sin duda nuestro nuevo míster está inculcando en su trabajo diario a una plantilla con indiscutible talento. Hay tiempo para ello, sobre todo cuando al esquema táctico del equipo se vayan incorporando los lesionados mediocampistas, con especial añoranza de nuestro capitán Zapater y de Iñigo Eguaras, máximo recuperador y segundo mejor pasador de la liga la pasada temporada. Sin minutos para Torras, la vuelta del navarro de Antsoaín implicará el regreso de Verdasca el eje defensivo central … o al banquillo si Grippo y el joven Muñoz siguen ajustándose.

Así pues, tras dos jornadas repitiendo alineación, se preveen cambios para el partido de hoy, no en vano llega uno de los cocos de segunda, una recién descendida U.D. Las Palmas que para más Inri, fue el equipo que nos eliminó en la final de la fase de ascenso hace tres años, la ocasión más factible que hemos tenido de recuperar la categoría perdida, en esta ya excesivamente larga travesía de seis temporadas en el desierto de la segunda división. Ya podemos andar agudicos contra el mejor equipo africano de la historia, con viejos conocidos de la parroquia como Galarreta y su míster Manolo Jiménez y la aportación ofensiva del perenne goleador Rubén Castro, quien con tres dianas ya ha metido más goles que todos los nuestros juntos.

Hemos llegado al final de este artículo, casi saltándonos la enorme trascendencia artística y cultural de la soprano y maestra Elvira de Hidalgo cuya calle zaragozana une Madre Sacramento con el Paseo María Agustín. Bien cerca de donde en aquellos tiempos lejanos ella giraba por el mundo y llenaba los teatros con su arte lírico, como intérprete del bel canto, unos bizarros deportistas a instancias del Conde de Sobradiel comenzaban a encorrer una pelota de cuero por las explanadas del Campo Sepulcro.

Ojalá que hoy el ejemplo  de estos avanzados y los de la genial artista valderrobrense cuyo ayuntamiento ha recuperado y traido sus restos para que no acabaran en el osario del cementario de Milán en 2020 donde Elvira falleció en 1980, sirvan para que la jota y el arte lírico aragoneses se impongan a pío, píos, isas y folías  canarias, sirvan para que los tres puntos se queden en casa y tras el partido los maños cantemos tan contentos, pero sobre todo en esta larga liga por ser al fin, ganadores.

 

Ánchel Cortés Gimeno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s