Uncategorized

Zaragoza, año VI

zaragoza, año VI (aupazaragoza.com)
Imagen: http://www.aupazaragoza.com

El Real Zaragoza comienza su sexta temporada consecutiva en Segunda División. El gol de Diamanka en la Romareda, que apartó al club aragonés de la final por el ascenso, ha quedado en la memoria de todos. Lasure y Borja Iglesias, representantes del Zaragoza que viene y del que pudo ser, reflejaron el llanto de una ciudad.  Ese gol en el descuento es una de nuestras decepciones más recientes, pero no la más dolorosa. La afición se ha acostumbrado a la reinvención, a ilusionarse cada temporada, a imaginar en agosto un Zaragoza mejor del que vio en junio. Quizá eso explica el éxito en las campañas de abonados, el seguimiento del club en los medios y en la ciudad. El Zaragoza, probablemente en la etapa más negra de su historia, no se deja llevar por el dramatismo y cree que su retorno a Primera División es posible.

El club aragonés ha entendido que su mejor valor es la afición. Hasta el punto de que el ambiente en la Romareda es un factor externo al juego que tiene cierta incidencia en los partidos. El Real Zaragoza ha conseguido que la ciudad se vuelque con su equipo, a través de una eficaz campaña publicitaria, cuyo eslogan es “Grandes de la A a la Z”. Se ha logrado, además, un gran mestizaje entre las distintas generaciones que llenan la Romareda. Los más veteranos han sabido transmitir el sentimiento zaragocista y los más jóvenes han logrado que sus predecesores sean tan entusiastas como ellos. El sector más juvenil de la afición quiere vivir en primera persona lo que otros le han contado. Los que llevan décadas siguiendo a su club quieren volver a ver al mejor Zaragoza. El cambio en la Romareda es una cuestión interesante casi desde un punto de vista social. Los grupos más fanáticos de la afición, tradicionalmente enfrentados, se han unido en el “Gol de Pie”, una grada de animación que se estrena esta temporada.

Los seguidores han entendido que la unión debe ser un requisito incondicional para mejorar este momento. Quizá el nexo común entre gente tan diferente, desde una perspectiva generacional e ideológica, sea la aparición de una serie de jugadores formados en las categorías inferiores. Futbolistas que todos los sectores de la afición sienten como propios. Muchos de los nuestros. Ratón, Lasure, Delmás, Guti o Pombo son el relevo natural de Zapater, el último representante del Zaragoza que fuimos. Esa idea de cantera tiene asegurada su continuidad con una camada de futbolistas: Pep Biel, Alberto Soro, Carlos Nieto, David y Carlos Vicente, Albert Torras, Enrique Clemente o Marcos Baselga han completado buenos minutos durante la pretemporada. Su momento se acerca, entre otras cosas porque han demostrado que son válidos para el primer equipo. Además, los fichajes de las últimas temporadas han caído bien en la ciudad y se han integrado en la cultura del club.

La suma de todos esos factores, además del ingenio de Lalo Arantegui en la confección de la plantilla, ha dado un resultado esperanzador: la Romareda está como nunca. Y cree en el regreso de su equipo. De momento, el club parece haber aprendido de sus errores y ha afrontado con sensatez los golpes de los últimos años. El Zaragoza inicia el sexto año consecutivo en Segunda División con la ilusión de que no haya un séptimo.

 

Jorge Rodríguez Gascón.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s